10 de febrero de 2017

"APROVECHAR"

                                                                                                                                         Sarah Kay

Díganme, por favor, que no soy la única #malamadre que aprovecha el mes de Febrero para hacerles chequeos a sus hijas!!!! Pediatra, oftalmólogo, ortodoncista...

"¿Para cuándo quiere turno?", me preguntan desde el otro lado del teléfono, "¡Para nunca!", contestaría yo, sin dudar...

Pero después recuerdo la doble jornada, las corridas tan típicas de marzo y me armo de valor.

"Dame para el primer día nublado que tengas, no muy temprano así no las hago madrugar, y espérennos con el aire acondicionado prendido y cosas ricas para desayunar. Ah, y si no es mucha molestia, decile a la doctora que, por favor, nos atienda puntualmente... Es que están de vacaciones y cada minuto vale oro".

Creo que la palabra "aprovechar" es marca registrada de la maternidad. Aprovechar los días libres, aprovechar las liquidaciones, lo que sea pero "aprovechar"... Como si el mundo estuviera por acabarse en cualquier momento...

Y sí, febrero para mí es el mes de "aprovechar", por excelencia. Es que llega marzo y no, el mundo no se termina, pero sí las vacaciones.

Y ustedes? También aprovechan febrero para este tipo de cosas?

9 de febrero de 2017

"TODO PASA"

                                                                                                                              Pascal Campion

Ayer, después de un día en el que me la pasé escuchando hablar de pañales, de cuáles son los mejores, de cómo sacárselos, de si duermen bien, de cuántas veces se despiertan de noche y demás preocupaciones, me siento en condiciones de decirles algo a las mamás que están pasando por esta etapa... "TODO PASA". Sí, así de obvio y sencillo, pero es la verdad!

Hoy intenté recordar cómo fue que un buen día mis hijas dejaron los pañales, cómo fue que una vez durmieron toda la noche y, ¿saben una cosa? ¡No pude!
Supongo que es porque después de aquella etapa vinieron muchísimas otras...

Tampoco puedo recordar cómo fue esa mañana en que se quedaron tranquilas en el jardín, ni cuándo exactamente aprendieron a decir su nombre, ni a qué edad se treparon por primera vez a un tobogán, ni cuál fue aquella canción que aprendieron a cantar.

Quiero recordar qué comida les gustó más y la fecha exacta en que se animaron a caminar solas. Cuál fue la primera vez que actuaron en el cole y qué día lograron nadar sin ayuda... ¡pero no puedo! Son tantas las cosas que pasaron, y que siguen pasando a medida que crecen, que no puedo recordarlo todo.

Por eso les digo que se queden tranquilas... porque, seguramente, dentro de algunos años van a querer acordarse de los detalles de todo lo que hoy las desvela, y no van a poder.

¡Créanme, "TODO PASA", se los juro!


7 de febrero de 2017

"TESOROS DEL PASADO"

                                                                                                                       Kanako

Venía persiguiéndolas con el tema del orden desde hacía rato... "Miren que terminan las clases y lo hacen". "Revisen esas cajas a ver qué se puede regalar". "Lo que ya no usan y no les sirve, afuera". "Tienen los cajones llenos de cosas"... y mil frases por el estilo.

Y por fin me hicieron caso, por fin se dignaron a revisar esa cantidad de "chucherías" que ya no les sirven y ocupan lugar para lo nuevo.

¡Llenaron tres bolsas inmensas! Y yo... yo caí en la cuenta de cómo pasa el tiempo, de lo grandes que están y por poco enloquezco!!!

"Pero esta fue tu primera billetera". "La cajita de música que te regaló la tía". "Las pulseritas que trajimos de aquél viaje". "Pero esto te lo compraste con tus ahorros"...

Podría haber estado todo el día así, rescatando cosas de aquellas bolsas que, además de chucherías, se estaban llevando la infancia de mis niñas, frente a mis narices.

Tuve ganas de llorar, se los juro, y también de devolverles todo y de ponerme a leer los clasificados para conseguir una casa más grande, con un cuarto extra donde se puedan guardar los recuerdos. Pero tuve un segundo de lucidez y me contuve. Sólo decidí rescatar un libro, a escondidas, y que el resto de aquellos tesoros fueran a parar a otras manos.

Loca, acumuladora, melancólica, contradictoria. Díganme lo que quieran... soy madre, así que tengo espacio de sobra para todos los adjetivos juntos.


2 de febrero de 2017

"DE COLORES"

                                                                                                                                                     Kanako

Cuando pienso en la maternidad, definitivamente, se me aparece de colores...¡de todos los colores!
Algunos días amanece más fresca, más amena, más liviana... Esos días hasta parece pintada de tonos pastel.

Otros, en cambio, se la ve más saturada, más intensa, más cerca de los colores furiosos.

Y otros... ¡Otros hasta parece negra! Son esos días en que nos sentimos como en un callejón sin salida, desorientadas, sin saber muy bien qué hacer ni hacia dónde ir.
Cansadas, agobiadas, confundidas, malhumoradas...

Por eso, es una suerte que existan las comunidades virtuales. Porque por acá abunda el apoyo, el cariño, el calor verdadero que traspasa pantallas.

Porque, como en la vida misma, no hay nada mejor que estar siempre bien acompañadas.

Como siempre... ¡gracias a todas las que aprovechan este espacio para compartir experiencias!





5 de enero de 2017

"ESPERANDO A LOS REYES"


                                                                                                                                          Mónica Carretero

Y sí, claro, de haber podido elegir yo siempre hubiera preferido juguetes artesanales, didácticos, que les permitieran desarrollar la creatividad y les dejaran volar la imaginación...

Pero, resulta que una vez que nuestros hijos nacen, pasan a ser un poco de todos... pasan a ser de una tía abuela que les trae un animalito a cuerda chino, de un amigo que trae un peluche dudoso, y de una compañera de trabajo que les regala una muñeca que sólo funciona con doce pilas...

La maternidad nos demuestra que de lo ideal a lo real ¡hay un solo paso!

Cada 6 de enero hago un viaje relámpago al pasado y vuelvo a pedirles perdón a mis niñas, por enésima vez. Vuelvo a pedirles perdón por haber sido tan estricta y no haber podido ceder aquella vez que le pidieron a los reyes: ¡¡¡Queremos "Bañando a Luly"!!!

Hasta el nombre era malísimo... Y, para colmo, no se trataba de una sola muñequita diminuta, dura, con el pelo pajoso que había que meter en una duchita minúscula por la que salían tres gotas de agua. No era una sola... eran dos, una para cada una.

Y los reyes no cumplieron. Los reyes creyeron que era mejor traerles otras cosas, mas artesanales, mas didácticas.

Les juro que recuerdo, como si hubiera sido ayer, la cara de desilusión de estas dos niñas que sólo querían eso que habían visto en la tele.

La anécdota quedó como un recuerdo gracioso, lo mismo que me pasó a mi con la "Barbie Tropical", esa que tomaba sol de verdad. Imagino que mis padres también buscaron algo especial en su reemplazo, sin imaginar lo mucho que yo la quería.

Por eso, me parece que en algunas ocasiones está bueno ceder y darles el gusto, aunque sepamos de antemano que lo que viene en esa cajita no se parece ni remotamente a lo que ellos se imaginan.

Convirtámonos por un día en Reyes y regalémosles eso que tanto desean, regalémosles magia...



2 de enero de 2017

"PRIMER LUNES"

                                                                                                 Pascal Champion

Arranco este primer lunes del año haciendo algo que me encanta y que me prometí hacer más seguido... ¡escribir acá!

Voy a hacer el intento de que lo urgente no termine tapando lo importante... Y es que la verdad, muchas veces, con un marido, dos hijas, una perrita, varios cactus y suculentas y un trabajo no queda suficiente resto para este tipo de placeres. No se imaginan el tiempo que lleva cuidar las plantas...

En este mismo momento en esta casa hay dos niñas para las que "despertador" es sinónimo de mala palabra, así que yo aprovecho y después de despedir con un beso a marido, hacerle caricias a la perrita, regar y preparar unos mates, prendo la compu y me entrego...

Aprovecho el ritmo más tranquilo de enero y febrero para empezar, de a poco, a desacelerar.

Las vacaciones son un buen momento para reorganizar prioridades. Está bueno ponernos objetivos chiquitos, modestos, simples, fáciles, de esos que son posibles llevar a cabo en la vida real que, para mi gusto, son los mejores objetivos.

¡Buen año, buen lunes, buen todo!


31 de diciembre de 2016

"¡FELIZ AÑO!"

                                                                                                                                        Kanako

¡Ay, llevo tantos días sin pasar por acá!... El exceso de trabajo y la falta de tiempo a veces se vuelven cómplices y atentan contra las cosas que a uno más le gustan, en mi caso escribir. Pero no quería terminar el año sin despedirme...

¡Que el 2017 venga cargado de cosas lindas! Y que traiga horas extras para poder jugar con nuestros hijos, juntarnos con amigos, dormir siestas, leer libros maravillosos, comer comidas ricas y poder hacer todo ese tipo de cosas que vuelven la vida más linda.

Pero, además, deseo que el 2017 nos de la lucidez necesaria para poder valorar esos momentos que después, a la distancia, uno recuerda como los más felices. 

¡Salud, amor y alegría... porque juntos traen felicidad!

¡Hasta el año que viene!


© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ