21 de agosto de 2016

"POR SIEMPRE NIÑOS"

                                                                                                                                                           Jimmy Liao

Cuando ponemos cara de locos en una foto...

Cuando jugamos a la pelota...

Cuando nos tiramos a la pileta...

Cuando hacemos dibujos en un papel cualquiera...

Cuando tomamos leche con chocolate...

Cuando hacemos globos con el chicle...

Cuando dormimos una siesta larguísima...

Cuando andamos en bici...

Cuando nos manchamos con la comida...

Cuando nos reímos hasta las lágrimas...

Cuando cantamos en la ducha...

Cuando nos enganchamos mirando dibujos animados...

Cuando menos lo planeamos nuestra niñez se aparece y nos saca la lengua. Nos deja comer caramelos hasta que nos duela la panza. Nos canta una canción para dormir. Nos cepilla el pelo. Nos da permiso para soplar las velitas todas las veces que queramos. Nos lleva de la mano y nos da un beso pegoteado y con ruido.

¡Que nunca nos falten los recuerdos y las sensaciones de aquella época!

¡Que nunca deje de aparecer ese niño que fuimos!


                                    ¡MUY FELIZ DÍA DEL NIÑO PARA TODOS!



19 de agosto de 2016

"NEW YORK, NEW YORK"

                                                                                                                                                                            Water Color Maps

Cuando aquella vez le preguntamos a la mayor si prefería fiesta o viaje jamás nos imaginamos que esta chica de suerte terminaría haciendo las dos cosas... Es que obviamos a su abuela y la sorpresa que tenía planeada para ella y para su hermana.

"¿Quién quiere ir conmigo a New York?", preguntó una tarde cualquiera mi madre, entre galletitas y mates... Y yo, tan inocente, fui la primera en levantar la mano.

Así fue como me enteré de que, en realidad, se trataba de una pregunta engañosa porque ella ya tenía la respuesta... ¡Sus dos nietas!

Casi me queman con el agua del termo de los saltos de alegría que dieron las tres. Y, finalmente, yo también decidí unirme al festejo aunque debiera aceptar, a duras penas, que no sería de la partida.

Las únicas condiciones que puso esta madre exigente fueron: que no faltaran al cole, que sacaran muchas fotos y que trajeran anotados todos los lugares imperdibles para poder volver juntos.

Ni bien arrancaron las vacaciones de invierno las tres dijeron "chau", desde la escalera de embarque, mientras el padre y yo conteníamos las lágrimas... Un poco porque jamás estuvimos quince días separados, y otro mucho porque nos hubiera encantado escondernos adentro de las valijas para poder ir también.

Ya llevan una semana a puro paseos y compras.
Cada vez que les pregunto si la están pasando bien contestan "Re" o "Muy". No van a perder tiempo escribiendo palabras más largas, sobre todo cuando la respuesta es una total obviedad. Ah! Y mandan unas fotos preciosas que delatan lo felices que están.

Mientras tanto, por estos lados, aprovechamos para descansar un poco de la responsabilidad de ser padres... Sin dejar de extrañarlas ni un minuto, claro!





1 de agosto de 2016

"NO QUIERO IR A LA ESCUELA"

                                                                                                                                                                     Miss Pink

Los que me conocen ya lo saben... ¡No soy muy fan de la escuela! Sí de los amigos, de los recreos, de los campamentos... No de las pruebas, de los orales, de las tareas interminables.

Sigo convencida de que al pasar tantas horas ahí deberían volver a casa livianitos de equipaje, con tiempo suficiente el resto del día, para poder disfrutar de otras cosas.

Sigo convencida de que las materias podrían ser mas acordes a la época en que vivimos, más prácticas. ¿Acaso no es más útil saber primeros auxilios que memorizar las partes que componen un microscopio?

Sigo convencida de que las pruebas no sirven como tales, que no son el reflejo del esfuerzo y el conocimiento. Que se podría encontrar otras formas de evaluarlos.

Sigo convencida de que se podría entrar más tarde, que con más horas de sueño y descanso encima, se aprende mejor.

Podría escribir horas y horas sobre la escuela...

Las clases comienzan y aquí estoy, preparándome para arrancar esta segunda mitad del año. Volviendo a programar despertadores, poniendo a punto uniformes, y esperando que regresen mis niñas de su viaje para apretujarlas y llenarlas de besos.

¡Buen comienzo para todos!

19 de junio de 2016

"FELIZ DÍA A ELLOS"

                                                               
                                                               
                                                                                                                                    Elena Queralt

Cambiar pañales, levantarse de noche, bañarlos, leerles cuentos, ayudarlos con los deberes, dar mamaderas, ir a la reunión de padres, sacarles fotos, armarles la vianda, buscarlos de cumpleaños, firmar notas, ir al pediatra, saberse los nombres de todos sus amigos, pasarles el peine fino, curarles raspones, jugar a la pelota, llevarlos al cine, comprarles ropa, cantar las canciones del jardín, tomarles las tablas, llevarlos a vacunar, conocer sus gustos, consolar llantos…

Tener hijos es cosa de dos. Es en equipo... porque la unión hace la fuerza y se necesita de mucha para criarlos.

Desterremos de una vez por todas el verbo “ayudar” en relación al rol que cumplen los papás en la crianza, que suena tan pero tan prehistórico.

Empapémonos juntos de la enorme responsabilidad que implica el ser padres… porque es lo más justo pero, además, porque es lo más lindo y lo mejor para todos.


¡¡¡FELICIDADES A TODOS ELLOS EN SU DÍA!!!



Y en especial al papá de mis hijas que, sin pretender exagerar, yo creo que estas niñas se ganaron la lotería con el padre que les tocó en suerte...


16 de junio de 2016

"QUÉ FANTÁSTICA ESTA FIESTA"

                                                                                                                                                         Nina De San

Y habiendo pasado unos cuantos días del evento esperadísimo por nuestra familia, esta madre ya se siente en condiciones de sentarse a escribir...

Porque les juro que una queda agotada, no sólo de bailar que, debo admitir, fueron demasiadas horas seguidas... Una queda agotada, porque ya viene cansadísima de meses y meses previos de preparación.

El listado de cosas compradas y servicios contratados para la gran noche es interminable.

Sin repetir y sin soplar... Salón, dj, iluminación, ambientación, cátering, vestido, zapatos, tarjetas, souvenirs, cabina de fotos, fotógrafo, cotillón, maquillaje, torta... Y seguro que me estoy olvidando de algo...

Pero eso no es todo, porque dentro de cada servicio hay sub-categorías y cosas por diseñar y resolver.

Antes, el fotógrafo iba el día de la fiesta y sacaba fotos... Ahora, existen un montón de extras de los que también se hace cargo. Video con fotos desde que era chiquita hasta ahora, video regalo de la familia, video sorpresa de entrada, book de fotos, video del backstage de fotos...

Antes, uno contrataba un cátering común y corriente y se limitaba a comer... Ahora, hay miles de servicios buenísimos para contratar y cada uno tiene opciones diferentes, una más rica que la otra. Hay que probar todas y quedarse con la que más guste y convenga.

Antes, una se hacía el vestido con la modista del barrio y salía a estrenarlo... Ahora, el vestido se hace en un show-room especializado, se usa uno largo al que, en mitad de la fiesta, se le saca la parte de arriba y se convierte en vestido corto. Ah, y atención, en la recepción se usa otro atuendo.

Antes, el mismo salón ponía unos centros con flores y números en cada mesa... Ahora, hay servicios especializados en ambientar el lugar. Cuelgan luces, paneles, guirnaldas, llenan de flores, tiran estrellitas en las mesas y directamente hacen magia, sí, se los juro, hacen magia.

Antes, había un señor que pasaba música toda la noche y nos sorprendía con temas inesperados... Ahora, todo se charla previamente, la cumpleañera tiene una reunión con el dj (ojo, que no se dice más disc jockey, eh?) a la que también van amigas para aportar ideas y entre todos diseñan el sonido de la fiesta.

Antes, iba una maquilladora conocida a tu casa y te pintaba un poco... Ahora, se hace prueba de peinado y maquillaje, se sacan fotos, se mide la luz y recién ahí, en conjunto con el vestido, se decide el look final.

Yo no hice fiesta de 15, no quise, pero tengo en mi haber unas cuantas y les aseguro que fueron muy diferentes a las de ahora.

Sin embargo, volvamos a lo importante... volvamos a la fiesta más linda del mundo porque fue la nuestra. Ella estaba radiante y contentísima. Venía planeando esta fiesta desde hace cinco años, sí, no exagero ni un poco, y estuvo en absolutamente todos los detalles... ¡en todos! Bailó, disfrutó, se rió, se emocionó y pasó una noche soñada.

Nosotros también... bailamos, disfrutamos, nos reímos y nos emocionamos pero, sobre todo, sentimos eso que aparece en ciertos momentos y que se llama "felicidad". No sólo porque todo lo que estaba sucediendo era muy lindo y estábamos acompañados de la gente que queremos, sino también porque no hay alegría más grande que poder cumplirles los sueños a los hijos... Pero qué les digo yo a ustedes, si eso ya deben saberlo de sobra...

1 de junio de 2016

"LLEGARON LOS 15"

                                                                                                              Kanako

Y un día, por fin, llegaron... Ella sueña con tener esta edad desde hace mucho tiempo, vaya uno a saber por qué. Tal vez por la fiesta, tal vez porque tenerlos la haga sentir más grande.

Y es que sí, 15 años es mucho. Si miro para atrás es toda mi vida como madre, la más importante, la que más me gusta y disfruto.

Inevitablemente cada vez que mis hijas cumplen años vuelvo al día en que nacieron...

Este post vuelve del pasado para homenajearte. Para recordar nuevamente ese 1ero. de junio en que nos cambió la vida para siempre. ¡Felicidades, preciosa! Que los 15 lleguen cargados de todas las cosas lindas que te merecés!!! <3


"DARSE CUENTA"

Ya habíamos avisado que en aquel momento queríamos estar solos…

Nada de abuelos, hermanos, tíos ni amigos rondando. Completamente solos. Así era como queríamos recibir a nuestra  primera hija…

Porque con el segundo, muy por el contrario, uno necesita de muchísima ayuda. El nacimiento del segundo requiere de una logística impecable, para que una pueda dedicarse a parir tranquila.

Pero con el primero uno todavía puede darse ciertos gustos, y ése era el nuestro, recibir la paternidad sin ningún conocido alrededor.

Llegamos a la clínica ansiosos y muertos de risa, a pesar de que las contracciones ya habían empezado a molestar  un poco.

Y puedo recordarlo perfectamente, como si hubiese sido ayer… Puedo recordar perfectamente que no fue cuando los dolores aumentaron tanto que se volvieron insoportables, ni tampoco cuando el obstetra parecía no llegar  nunca, ni siquiera  cuando descubrieron la doble vuelta de cordón…

Fue recién en aquella habitación desconocida, después del parto, solos, esperando a que trajeran a nuestra bebé, que nos  cayeron todas las fichas juntas  como si estuvieran saliendo por un tragamonedas.

Fue recién ahí que nos dimos cuenta de la enorme responsabilidad que significaba esto.

El me miró con una cara que no voy a olvidar nunca, y nos largamos a llorar.

Supongo que porque ya había terminado todo y a la vez todo estaba por comenzar... 

Pero también porque estábamos muy felices, y demasiado cansados, y muertos de miedo, y recontra nerviosos, y llenos de esos miles de sentimientos  que me imagino experimentamos todos, cuando por fin caemos en la cuenta, por primera vez, de que nos hemos convertido en  padres.

6 de mayo de 2016

"EDUCANDO"



¿Lo conocen? A mí, cada vez que lo veo, se me nubla la vista. Será el día gris, el cansancio, o que sigo siendo la misma sensible de siempre.

Vengo de tener dos reuniones de padres y, cuando son buenas, movilizan.
Estas, por suerte, lo lograron.

En la de la menor  nos pidieron que presentáramos a nuestros hijos enumerando sus cosas positivas. Algunos padres se contuvieron, pero la mayoría se emocionó al nombrarlas...

Me llamó la atención que, sobre todo muchas madres, se justificaran diciendo: "Y bueno, qué quieren, soy la mamá". Como si todas las madres del mundo hablaran sólo maravillas de sus hijos. Las mamás reales se quejan, despotrican, critican y ruegan que cambien algunas cosas.

Incluso, en el ámbito de la escuela, muchas veces los padres y los maestros se reúnen para hablar de los aspectos negativos... mala conducta, desobediencia, poco entusiasmo, falta de aplicación en el estudio. Imagino que pocas veces habrán citado a alguien para decirle sólo cosas buenas de su hijo, porque eso se da por sentado, es lo esperable.

Por eso me gustó encontrarme en esa situación poco habitual.

La reunión de la mayor también estuvo muy buena. Hablamos mucho sobre cómo se puede hacer para ir generando cambios en lo curricular, sobre cómo encontrar la manera de motivarlos enseñando las cosas de otro modo.

La historia que cuenta este video me moviliza desde el lugar de madre, pero también me hace reflexionar sobre la educación. Me pregunto todos los días si estoy (estamos) haciendo las cosas bien.

Me recuerdo que estoy formando personas y me asusto de la responsabilidad que implica este enorme compomiso que asumí al decidir tenerlas. El mismo que debería sentir cada escuela cada vez que acepta a un nuevo alumno.

Formadores de personas, eso somos, ni más ni menos... ¡Tremenda tarea la nuestra!


© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ