14 de agosto de 2017

"CELULARIZADOS"


Tengo que admitir que antes de tomar la decisión lo meditamos mucho... sabíamos que se trataba de un viaje de ida.

Así que, a pesar de que veníamos escuchando desde hacía meses el famoso: "Todos mis amigos ya tienen", nos mantuvimos firmes y decidimos no dar el brazo a torcer. Porque hay cosas, como ésta, en las que no nos guiamos por lo que hacen los demás, sino que seguimos siendo fieles a nuestro instinto y nos pareció que todavía no era el momento.

Recién para su cumple de 11 sentimos que estaba lista para el primer celular... Tal vez porque empezamos a verla más atenta, más cuidadosa y nos pareció que podría darle un buen uso, así que ése fue nuestro regalo.

Sin embargo la alegría no le duró mucho porque, en un descuido, terminó perdiéndolo en un taxi y nunca más supimos de él. Sí, ya sé, cosas que pasan... Por eso nos aliviamos de haberle comprado un teléfono acorde a su edad.

Hoy, que las dos ya son adolescentes, no puedo imaginarlas sin su "celu" a cuestas a donde sea que vayan. Los que tienen hijos que ya se manejan solos me van a entender, es que los "llegué", "estoy saliendo", "ya en casa", son los mejores mensajes del mundo que recibo en el día, se los puedo jurar...

Que alguien me explique, por favor, cómo hacían nuestras madres para mantener la calma hasta que llegábamos, porque sigo sin entenderlo...

Mientras algunas recién están entrando en la etapa de si autorizarlo o no, yo ya estoy de vuelta de todo eso y agradezco el poder estar permanentemente comunicada con mis hijas...

Y hablando de celulares... se acerca el "Día del niño" y junto a Motorola estamos organizando un mega sorteo en Instagram. Estamos sorteando un Moto C Plus, ideal como elección para nuestros hijos porque tiene...

- 30 horas de batería en una sola carga.
- 16 GB de memoria.
- Cámara de mucha potencia, que saca muy buenas fotos aún en lugares con poca luz.
- Pantalla de 5'' HD
- Y, sobre todo, porque es la ecuación perfecta costo/beneficio.

(Si querés participar del sorteo buscáme en instagram, ¡nos vemos allá!)





27 de julio de 2017

"MATERNIDAD A FLOR DE PIEL"



Yo formo parte del equipo de las madres sobreprotectoras y no me avergüenza decirlo… es que me sale ser así, me sale del corazón y no puedo evitarlo.

Bastó que el test diera positivo para que empezara a sospecharlo. De pronto me llené de más dudas que certezas y me agarró una especie de pánico escénico. ¿Podré con todo? ¿Seré buena madre? ¿Sabré cuidarla? ¿Me daré cuenta por qué llora? ¿Cómo sé si tiene frío o calor?... En fin, las mismas preguntas que, seguramente, empezamos a hacernos todas desde el día en que nos enteramos que vamos a convertirnos en mamás.

Hoy, tantos años después, miro para atrás y sé que volvería a pasarme exactamente lo mismo. La incertidumbre, la alegría y el miedo son una mezcla explosiva que nos revolucionan igual o más que las hormonas. Y pienso que está bien que así sea, que la naturaleza es sabia y que es muy útil para nuestros hijos que nosotras tengamos todos nuestros sentimientos a flor de piel…

Y hablando de piel… creo que finalmente terminé entendiendo que, a pesar de no saber nada, iba a saber cómo hacerlo el día en que me puse a lavar toda su ropita a mano. Nadie me lo había enseñado pero, por alguna razón, sabía que debía ser así. Se llama intuición materna y les juro que no falla.

Supongo que los bebés no vienen con un manual de instrucciones bajo el brazo porque no es necesario… No es necesario porque hay tantas formas de criarlos como madres existen en este mundo. Sin embargo no está de más prestar atención a ciertos consejos y a productos que pueden sernos de mucha ayuda, sobre todo durante los primeros meses.

Debo confesarles que escribiendo este post me agarró un inesperado ataque de nostalgia. De pronto se me vinieron a la cabeza un millón de recuerdos… Sacarlas de la bañadera con el toallón de capucha, abrazarlas fuerte para que no sientan frío, llenarlas de besos antes de vestirlas, sentir ese olorcito que sólo tienen ellos… Ay, sin dudas, es de las cosas que más extraño de la época en que mis hijas eran bebés.

Lavarles la ropa con productos dermatológicamente testeados, diseñados especialmente para esta etapa, y llenarlos de besos y abrazos… Supongo que esa es la fórmula infalible para el cuidado de la piel de cualquier bebé, ¿no?

¿Conocen el nuevo Comfort Puro Cuidado? Es un nuevo suavizante creado para pieles sensibles y delicadas, avalado por médicos, pediatras y dermatólogos. Fue pensado para bebés (a partir de los 6 meses) y niños pero, también, puede ser utilizado para adultos que sufren de piel sensible. Y agrego… o para adultos a los que, como yo, les gusta que la ropa quede con rico perfume después de lavarla. Tiene un aroma suave y, además, deja todo con una sensación como aterciopelada…

(Post patrocinado por Comfort Puro Cuidado)

24 de julio de 2017

"HIJAS GRANDES"


"Chicas, miren qué linda propuesta que nos hacen de Motorola... ¡Nos invitan el jueves a una sesión de fotos!"
"Má, pero yo voy a estar de campamento". "Y yo los jueves tengo patín"...
Cosas que pasan cuando tus hijas ya son grandes y tienen, además de vida propia, una agenda más cargada que la tuya.

Frente a una situación así quedan tres cosas por hacer...
1- irte a llorar a escondidas y maldecir que hayan crecido tanto.
2- agradecer la invitación y decir que tenés un compromiso ineludible.
3- ir igual y ver qué surge, de última tomás prestado un hijo ajeno, total quién va a darse cuenta!
Y yo, por suerte, elegí la tercera opción. Digo "por suerte" porque hubiera sido una verdadera pena perdérmelo.


Fotos divinas sacadas por la talentosa Sol Abadi
Nos maquillaron, nos peinaron y díganme si se nota que estaba recién levantada de la cama y con fiebre? Ni yo, que lo sé, me daría cuenta...
Irina, del blog  Chicos y Papás, me prestó a su bella Lulú y jugamos a modelar por un rato!


Gracias a la gente de Motorola por el regalo y, por si fuera poco, de yapa me traje el nuevo Motorola G5 Plus, del que me estoy abusando, pobrecito, es que además de ser lindo se porta tan bien... La batería dura una eternidad, tiene una super cámara y los 32 gigas se bancan las milquinientas fotos que saco por día.


Adoro los regalos que llegan sin ningún motivo en especial y encima te simplifican la vida!



30 de junio de 2017

"AYUDADORA"


                                                                                                                                             Monique Dong

Veo la vereda llena de hojas lindas, de las pocas que todavía no se secaron del todo, y me agacho a levantar algunas... No sé para qué pueden servirme, pero quiero llevarme un par. 

 Tan entretenida estoy que ni me doy cuenta de que una señora mayor me observa.
"¡Ay, las madres! Siempre haciendo las tareas de sus hijos", se le ocurre decir. 

Y yo me río, me río porque hace años ya que no contesto ese tipo de comentarios... me sacan energía y tiempo. Pero me río, también, porque en el fondo tiene razón.

No sé ustedes, pero yo me hago cargo... ¡yo fui una madre muy "ayudadora"!... No de hacerles la tarea, pero sí muy comprometida con lo que les pedían en el jardín y en la escuela primaria. Ahora ya no porque, obviamente, ellas no me dejan. 

Junté hojas, busqué fotos, recopilé información, ayudé a pintar mapas, armé disfraces raros, compré materiales... ¿Y saben qué? Volvería a hacerlo una y mil veces. Porque me sentí bien haciéndolo, porque me gustó involucrarme con el cole de mis hijas y porque me nace espontáneamente ser una madre "ayudadora".

"¡Sí, señora! No siempre pero, muchas veces, las madres hacemos la tarea de y con nuestros hijos. Y me parece que está bien, me parece que es una más de las tantas cosas que hacemos por ellos!". 

Eso mismo le diría ahora, si volviera a tenerla enfrente. Aunque no haga falta, aunque no sea necesario, porque acá lo único importante es la satisfacción que me da el sentir del deber cumplido con mis niñas. ¿Y ustedes? ¿Fueron o son madres ayudadoras? 

18 de junio de 2017

"PAPÁS PRESENTES"


                                                                                                                                        Pascal Campion

Hay que cambiar pañales, hay que levantarse de noche, hay que bañarlos… 

Cuando uno tiene hijos la vida se llena de una lista interminable de “hay que”. Algunas cosas son muy placenteras y otras no tanto, pero... "hay que" hacerlas igual. 

Sin repetir y sin soplar "hay que": leerles cuentos, ayudarlos con los deberes, darles mamaderas, ir a la reunión de la escuela, sacarles fotos, armarles la vianda, buscarlos de cumpleaños, firmarles notas, llevarlos al pediatra, saberse los nombres de todos sus amigos, pasarles el peine fino, curarles raspones, jugar a la pelota, llevarlos al cine, comprarles ropa, cantar las canciones del jardín, tomarles las tablas, llevarlos a vacunar, conocer sus gustos, consolar sus llantos…y podríamos seguir todo el día.

Es que tener hijos además de ser cosa seria es cosa de dos, es en equipo... porque la unión hace la fuerza y se necesita de mucha para criarlos.

Por eso, lo mejor que podría pasarnos a las madres es que dejáramos para siempre de usar el verbo “ayudar” cada vez que hablamos del rol que cumplen los papás en la crianza, que suena tan pero tan prehistórico. Desterremos esa idea de que los papás “colaboran” en ciertas cosas y en otras no. 

Empapémonos juntos de la enorme responsabilidad que implica el ser padres… no sólo porque así debe ser, porque es lo que corresponde, porque es lo más justo… 

Empapémonos juntos de la enorme responsabilidad que implica el ser padres porque, además, es lo más lindo y lo mejor que nos puede pasar a todos.

Que vivan los papás con P de presente!!!! Feliz día a todos ellos...

(Post publicado en "Para Ti Mamá")

5 de junio de 2017

"GUANDERGUMAN"


Acaban de estrenar una nueva versión de "Wonderwoman" y yo no puedo evitar acordarme de ella... de la preciosa Linda Carter, la única, la verdadera.

Esa que la primera vez que la vi me dejó con la boca abierta por su hermosura, y porque además de hermosa era valiente, canchera, arriesgada, guerrera, justiciera y todos los adjetivos calificativos positivos que alguien pueda tener.

Mis capítulos preferidos fueron, sin dudas, esos en los que ella volaba en el avión invisible a la isla de las amazonas.

Podría haberlos visto una y otra vez sin temor a aburrirme, ni a cansarme. Pero en aquella época era imposible... La tele nos manejaba a nosotros a su gusto, éramos títeres a su merced, ¡qué manera de cambiar las cosas!

Yo soñaba con que se casara con Lee Majors "El hombre nuclear", que también era taaaaaan lindoooo!

Con mis amigas improvisábamos capas y brazaletes y girábamos como locas hasta quedar mareadas al grito de: "¡Guandergumaaaaaaannnnnn!".

No me toquen a los héroes de mi infancia, no se atrevan a reemplazarlos por ningún otro. Son super héroes todos, aunque algunos no hayan tenido mas poder que el de entretenerme y hacerme soñar, que no es poco.

Hagan todas las remakes que quieran, hagan todas las versiones nuevas que se les ocurra, no me importa nada, porque hagan lo que hagan ellos siempre van a seguir estando ahí, intactos, ocupando un lugar privilegiado en mi corazón.

Sin repetir y sin soplar... ahí van mis series favoritas de la niñez, esas que me marcaron a fuego y me convirtieron en guionista y escritora de historias...

La mujer biónica, El hombre nuclear, Sheriff Lobo, BJ, Los Duques de Hazard, El agente 86, Chips...

Y en Instagram me están haciendo acordar de un montón más... El crucero del amor, Mork y Mindy, El Increíble Hulk, Remington Steel, Petrocelli, Mister Ed, Verano Azul, El auto fantástico...

¡Recordar es interminable y hermoso!


11 de mayo de 2017

"FERIA DE ARTESANÍAS"

                                                                                        Clarice Bean

Me gusta regalar lo que ya no usamos. Me gusta la idea de que todo eso que ya no necesitamos, y otros sí, circule.

Pero hay cosas de las que no puedo ni quiero desprenderme porque sé que no le sirven a nadie más que a mí, y en eso me mantengo firme y no negocio... ¡las artesanías de las chicas no se tocan!

Así que aquí están, ocupando un espacio muy grande y valioso: el de mi corazón... Y sí, también el de algunos estantes y cajones, pero eso es un detalle...

Les comparto este post de hace muchos, muchos años, pero que sigue en vigencia...



"Una feria de artesanías, eso es lo que podría armar a esta altura de mi vida con la producción de objetos que llevan hechos mis hijas a lo largo de estos años.

Si sumo desde sala de dos hasta hoy (entre jardín, plástica y carpintería)  necesitaría poco menos que el “Centro Municipal de Exposiciones” para poder mostrarlos todos.

¿Cómo se hace para convivir con tantos?, me preguntaba hace un tiempo.
¿Se eligen algunos y se desechan otros? ¿Y cuál es el criterio a la hora de elegir? ¿Dejamos los que más disfrutaron hacer, los que más lindos quedaron o los que fueron un regalo para nosotras? ¿Y los que decidimos que ya es hora de abandonar a su suerte?...

 A esta altura, lo que sí llevo aprendido es que no hay que consultar tanto, porque para ellas todo sirve, todo es útil, todo es lindo…
Pero también llevo aprendido que tengo que soportar las “metidas de pata”…

Como cuando sin querer tiré un dibujo de mi hija mayor que me encantaba. Y aunque a ella no le molestara en lo más mínimo el incidente, terminé pidiéndole que me hiciera  otro igual.

O como aquella otra vez en que haciendo “limpieza de mochila” terminé tirando una cantidad infinita de hojas secas y ramitas de mi chiquita de tres.
“¿Te gustó el regalo que les llevó ayer?”, me preguntó la maestra. “Estuvo todo el recreo en el patio juntando cosas para ustedes”.

Sí, hay lecciones que a fuerza de golpes voy aprendiendo.
Y a esta altura, debo confesarles… creo que prefiero construir una baulera en mi casa que pensar en volver a tirar algo."

¿Y ustedes? ¿Guardan? ¿Tiran?

(Repost)
© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ