27 de julio de 2017

"MATERNIDAD A FLOR DE PIEL"



Yo formo parte del equipo de las madres sobreprotectoras y no me avergüenza decirlo… es que me sale ser así, me sale del corazón y no puedo evitarlo.

Bastó que el test diera positivo para que empezara a sospecharlo. De pronto me llené de más dudas que certezas y me agarró una especie de pánico escénico. ¿Podré con todo? ¿Seré buena madre? ¿Sabré cuidarla? ¿Me daré cuenta por qué llora? ¿Cómo sé si tiene frío o calor?... En fin, las mismas preguntas que, seguramente, empezamos a hacernos todas desde el día en que nos enteramos que vamos a convertirnos en mamás.

Hoy, tantos años después, miro para atrás y sé que volvería a pasarme exactamente lo mismo. La incertidumbre, la alegría y el miedo son una mezcla explosiva que nos revolucionan igual o más que las hormonas. Y pienso que está bien que así sea, que la naturaleza es sabia y que es muy útil para nuestros hijos que nosotras tengamos todos nuestros sentimientos a flor de piel…

Y hablando de piel… creo que finalmente terminé entendiendo que, a pesar de no saber nada, iba a saber cómo hacerlo el día en que me puse a lavar toda su ropita a mano. Nadie me lo había enseñado pero, por alguna razón, sabía que debía ser así. Se llama intuición materna y les juro que no falla.

Supongo que los bebés no vienen con un manual de instrucciones bajo el brazo porque no es necesario… No es necesario porque hay tantas formas de criarlos como madres existen en este mundo. Sin embargo no está de más prestar atención a ciertos consejos y a productos que pueden sernos de mucha ayuda, sobre todo durante los primeros meses.

Debo confesarles que escribiendo este post me agarró un inesperado ataque de nostalgia. De pronto se me vinieron a la cabeza un millón de recuerdos… Sacarlas de la bañadera con el toallón de capucha, abrazarlas fuerte para que no sientan frío, llenarlas de besos antes de vestirlas, sentir ese olorcito que sólo tienen ellos… Ay, sin dudas, es de las cosas que más extraño de la época en que mis hijas eran bebés.

Lavarles la ropa con productos dermatológicamente testeados, diseñados especialmente para esta etapa, y llenarlos de besos y abrazos… Supongo que esa es la fórmula infalible para el cuidado de la piel de cualquier bebé, ¿no?

¿Conocen el nuevo Comfort Puro Cuidado? Es un nuevo suavizante creado para pieles sensibles y delicadas, avalado por médicos, pediatras y dermatólogos. Fue pensado para bebés (a partir de los 6 meses) y niños pero, también, puede ser utilizado para adultos que sufren de piel sensible. Y agrego… o para adultos a los que, como yo, les gusta que la ropa quede con rico perfume después de lavarla. Tiene un aroma suave y, además, deja todo con una sensación como aterciopelada…

(Post patrocinado por Comfort Puro Cuidado)

No hay comentarios

Publicar un comentario

© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ