28 de diciembre de 2015

¡¡¡AYUDA!!!

                                                                                                                        Madmoiselle C

Creo que una de las cosas que más me sorprendió de la maternidad fue la capacidad de poder seguir haciendo tantas cosas a pesar del enorme cansancio… De ese cansancio nuevo que se apoderó de mi cuerpo y lo volvió irreconocible.  

Por la época en que nacieron mis hijas hubiera estado dispuesta a pagar rescate, de haber servido, con tal de que alguien me devolviera la energía perdida. 

No se trató sólo de aprender a dormir con un ojo abierto y el otro cerrado… Eso hasta fue fácil, les diría. La parte más difícil fue despertar todas las mañanas sabiendo que mi bebé y una jornada de veinticuatro horas me esperaban con los brazos abiertos, y yo ni siquiera me sentía capaz de mantenerme en pie. 

¡¡¡Ayuda!!! Eso es lo que deberíamos hacer las mujeres cuando nos convertimos en madres… aprender a pedir ayuda. Es la palabra clave para poder salir adelante cuando la vida se transforma y cambia tanto. 

Una intenta convencerse de que es momentáneo, de que cuando esté más canchera va a dejar de necesitar manos extras. Sin embargo, con los años, fui entendiendo que aprender a delegar y  a confiar en los demás es casi indispensable para poder transitar una maternidad feliz, sin morir en el intento. 

Porque los bebés crecen y sus actividades también. Pediatra, escuela, club, amigos, cumpleaños, actos, actividades extracurriculares, odontopediatra… 

Háganme caso, sé muy bien lo que les digo…

Ya se acerca fin de año, así que aprovecho para pedir los deseos de siempre y agrego uno más... ¡¡¡que nunca nos falte  ayuda para criar a nuestros hijos!!!


(Post publicado en "Para Ti Mamá" de diciembre)

No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ