23 de febrero de 2015

"FEBRERO"

                                                                                               Michelle Lamoreaux

Qué difícil que es volver de las vacaciones, y más si es en febrero... el mes previo a la famosa "vuelta a clases". Todavía no termino de sacudirme la arena y desarmar las valijas y ya veo en todos lados ofertas de luncheras, mochilas y cuadernos.

Los delantales blancos titilan desde las vidrieras, tanto que en lugar de blancos ya parecen fluorescentes.
Intento esquivarlos, intento ignorarlos como también a los millones de marcadores, lapiceras, borratintas y repuestos de hojas, pero se vuelve una misión imposible... Siguen estando ahí.

Mientras hago la fila para pagar, en un supermercado atestado de gente, se me ocurre acordarme de que hace tan poco estábamos nadando bajo el sol. Suspiro, y con la mirada más melancólica que creo haber tenido en los últimos días le digo a mi hija menor: "Pero qué rápido que se pasó febrero, no?...".

Ella me mira y sonríe: "Sí, otra vez a la escuela, ¡último año de primaria!".

¡¡¡¡¡¡¡¡Úl-ti-mo a-ño de pri-ma-ria!!!!!!!!! 

Entonces, se me nubla la vista y empiezo a ver todo borroso. Siento que algo me oprime el pecho y un nudo enorme en la garganta me impide poder hablar. 

Con el resto de lucidez que me queda decido poner en práctica aquella respiración que me enseñaron hace siglos en el curso de pre-parto y que alguna vez me sirvió para mantener la calma.

Es increíble como en una décima de segundos ya dejó de preocuparme que febrero se haya pasado tan rápido. Y es que ahora me preocupa algo muchísimo más importante... ¡¡¡me preocupa lo rápido que se pasa la vida!!!

De pronto, una voz que no conozco me rescata y me trae de regreso del país de la nostalgia... "¿Tarjeta o efectivo?".







No hay comentarios

Publicar un comentario en la entrada

© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ