25 de enero de 2013

"VOLVER"

                                                                                                                                   Coelho 

Cómo cuesta regresar de las vacaciones...

Y es que parecería ser que el descanso, más que para reponerse del agotamiento acumulado durante el año, es para recargar las pocas energías que a una le quedan después de armar las valijas y pensar en las millones de cosas (la mayoría innecesarias) que debemos llevar.

El baúl del auto apenas cierra, o estamos casi al límite con el peso permitido en el avión... ¡¡¡Pero si son quince días!!! 

Año tras año nos juramos que la próxima vez seremos más discretas, llevaremos sólo lo justo y necesario, pero volveremos a caer en la tentación de llevar todo "por las dudas" y también un poco para no tener que pensar, elegir, decidir.

Una vez allá, descubriremos, no sin cierta sorpresa, que podemos cambiar de escenario pero las historias y los personajes siguen siendo los mismos...
"¡Tengan cuidado! ¡Basta de pelear! ¿Me dejás...? ¿Me comprás...?".
Las mismas frases de siempre, dichas en otro contexto.
Las mismas obligaciones, sólo que con otro paisaje.

Y es que la maternidad nunca se toma vacaciones...

Habiendo tomado sol, conocido lugares, comido rico, comprado cosas  y sacado millones de fotos, estamos listas para regresar (¿listas?).

La vuelta es posible que resulte un poco cansadora, no sólo por los malabares hechos para lograr que entre todo nuevamente en las valijas, sino también porque seguramente nos inundarán millones de pensamientos relacionados con las actividades de los próximos días... desarmar, lavar, planchar, guardar, ordenar.

Y ahí caeremos en la cuenta de lo bien que nos vendrían unas vacaciones para reponernos de estas vacaciones...

Pero lamentablemente eso no existe. Así que aquí estamos, habiendo disfrutado en familia y de lo lindo, pero inevitablemente volviendo... no con la frente, pero sí con la energía ya de nuevo un poco marchita.



9 comentarios

  1. Respuestas
    1. Gracias! Siempre es más fácil volver cuando sabés que te esperan.

      Eliminar
  2. Buen regreso... las vacaciones siempre son difíciles al regresar, desarmar los bolsos no tiene la ilusión de armarlos.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, por supuesto que no! Es mucho más emocionante armarlos, no?
      Gracias, María!
      Beso grande.

      Eliminar
  3. Al leer tu reflexión, no puedo dejar de pensar en tantas familias trabajadoras de nuestro país que este verano no pudieron darse la merecida posibilidad de salir de vacaciones, en auto y mucho menos en avión, de comer rico y comprar lindo de veraneo, de tomar sol y sacar millones de fotos, y mucho menos por quince días, debido al alto costo que ésto implica para una familia, a la inflación imperante y a la peleada cuestión salarial. Tuvieron que quedarse en casa con los chicos y, con suerte, anotarlos en alguna colonia para poder seguir con la rutina laboral.

    Es claro, entonces, que "cansancio" y "descanso" son palabras que tienen connotaciones diferentes de acuerdo a la realidad de cada uno. De todas formas, para unos y otros, es verdad que del rol de padres nadie se puede tomar vacaciones.

    ¡Feliz regreso!

    ResponderEliminar
  4. de todo lo que decís, lo mas importante, despues del dificil año que pasaste, es que te hayas ido de vacaciones y puedas ironizar sobre las mismas. bienvenida!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Disfrutar de ese tiempo en familia fue muy sanador.

      Beso grande!

      Eliminar
  5. Acabo de llegar y lo peor a ver hielo por todas partes despues de ver la playa por varios dias. Sin embargo algo nunca cambio y fue el rol de ser madre ya que nunca solte a mi pequena Sofia :)


    www.vindiebaby.com
    Moda independiente para nuestras pequenas fashionistas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que hayas podido disfrutar de la playa con tu gordita! Feliz regreso también para vos!

      Besos.

      Eliminar

© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ