12 de junio de 2012

"COSAS QUE PASAN"

                                                                                                                              Nadia Juschuk

A veces sucede, que a pesar de las mil quinientas veces que le pedimos que no se hamaque en la silla, porque es peligroso, ella sigue haciéndolo.

Pero esta vez es diferente. Esta vez la suerte no está de nuestro lado como de costumbre, y ella se cae y se pega la naríz contra el borde de la mesa.

Y el golpe es tan fuerte, que de pronto todo es sangre, gritos y miedo.

Y mientras buscamos alcohol, algodón y las llaves, intentamos tranquilizarla y tranquilizarnos. Pero es difícil, su hermana también llora y sentimos que las piernas se nos aflojan.

Salimos corriendo, y tocamos el timbre en la casa de los vecinos. Mientras uno cuida a la más chica, el otro nos lleva en auto hasta la guardia.

Y corremos como locas, casi no nos salen las palabras, pero llegamos hasta el consultorio y golpeamos la puerta con todas nuestras fuerzas.

Y en medio de la desesperación y la angustia, logramos explicarle al primer médico que vemos, lo que acaba de pasarnos.

Y entonces la examina, y junto a otro evalúan posibilidades, mientras ella y yo nos miramos aterrorizadas.

Y entonces ella me espera solita, mientras yo corro en busca de las milagrosas banditas cicatrizantes, que parecen ser la mejor opción.

Y después de un interminable recorrido por millones de farmacias, logramos conseguirlas, y volvemos.Y se las ponen, y se tranquiliza, pero yo no... 

Yo necesito que alguien me abrace y me contenga, y me diga que va a estar bien, que este episodio no va a dejarle ninguna marca en su hermosa carita. 

Parezco una nena, y ella lo intuye. Me agarra la mano y me la acaricia.

Ella que es infinitamente más sabia que yo, me dice que no me preocupe, que ya está, y que si le quedara alguna marca, va a ponerse maquillaje.

Y yo quiero llorar más que antes, por la cantidad de sentimientos por los que transito en cuestión de segundos.

Quiero llorar por esta nena de once años que es tan inteligente y me conoce tanto. 

Quiero llorar porque tengo miedo, bronca, y estoy cansada.  Y también, porque mi compañero de equipo está de viaje y tengo que atajar todos estos penales sola... 

Quiero llorar, porque sé que estas cosas pasan.
Que podemos cuidarlos mucho, pero así es la vida... y nos guste o no, a veces, estas cosas pasan. 

(Y ustedes... ¿Cómo viven este tipo de situaciones?)

19 comentarios

  1. ¿Por qué los niños son incapaces de permanecer aunque sea un ratito quietos en su silla?????
    Anoche durante la cena mi nena (casi 2 años) se cayó dos veces de la silla!!! Nada grave pero terminamos con la comida atorada en la garganta.
    Ya no sabemos que hacer, de la silla alta se tira de cabeza (aunque esté con cinturón, grita y se retuerce tanto que voltea la silla) y en las comunes come de parada, caminado arriba. Ahora hemos optado por colocar una hilera de tres silas y ubicarla a ella en el medio, a ver si así camina sin terminar en el piso.
    Nos falta sólo encadenarla, pobre loquita...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces dan ganas, no? Nos tienen cada dos por tres con el corazón en la boca.
      Besos.

      Eliminar
  2. Te mando un abrazo, sé lo duro que es cuando pasan esas cosas, y lo difícil que es enfrentarlas sola!! Ánimo, tu nena va a estar muy bien!!Mi compañero de equipo vive de viaje, y siempre me las tengo que arreglar sola, para las cosas buenas y para las malas, que por fortuna son las menos!! Saludos desde México

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chiquita! Todavía me duran el susto y la angustia.
      Besos!

      Eliminar
  3. Lo has escrito de una forma tan completa que hasta yo he pasado por todos esos estados de ánimo. Espero que ya todo haya pasado y se recuperen pronto ambas...
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todavía nos dura la sensación en el cuerpo... Se irá yendo con el correr de los días, supongo.
      Gracias y besos!

      Eliminar
  4. ayyy pobrecita! qué dolor! me alegro que no se haya fracturado, ojalá cicatrice bien...qué fea la imagen de ella sola esperandote! imaginé tu angustia recorriendo farmacias, yo hubiera sido una lágrima. Te mando un abrazo re fuerte!! anita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el abrazo, Anita!
      Te mando un beso grande.

      Eliminar
  5. uuu, que feo!!! Un poco como vos, con miedo, corriendo, y al final con ganas de matarla!!! jajaja tambièn. El año pasado se subio a un juego y se fue de cabeza. Terminè en una guardia haciendole una placa. Y la semana se subio al juego de al lado y se fue de nariz y le salio mucha sandre y parecia que la nariz se le habia roto... pero despuès estaba todo bien. Sin embargo esa semana le quedo un chichon enorme enla frente y la nariz morada... Y yo me sentia re-mal. Pero son niños, es imposible que no se golpeen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya sé, son niños y se golpean, pero a veces nos duele más a nosotros que a ellos, no?
      Al menos esta vez lo sentí así.
      Besos!

      Eliminar
  6. Te entiendo y te abrazo en mi empatía. Mi nena una vez se lastimó tontamente pero feo y me inundaron todos esos sentimientos de terror, flojera en las piernas, bronca de ¿por qué?, desesperación, nudo en la garganta, tembleque y al mismo tiempo un querer conservar la calma para consolarla a ella y a su hermanos que me miraba horrorizado por la sangre y yo que no podía pararla y veía cómo seguía saliendo camino volado a la guardia...

    Y esa especie de resaca que te queda una vez que ya pasó con esa necesidad de descargar, de dejar a esa nena que vive en nosotras llorar porque se da cuenta de que no es tan fuerte como quisiera, igual que se dan cuenta nuestros hijos, que se parecen tanto a esa nena que nos habita.

    Y encima te pasó sin tener a tu arquero cerca, que es cuando más vulnerables y cansadas nos sentimos para ponerle el pecho a todo, que parece a veces tanto...

    ¡Te mando un fuerte y largo abrazo de contención junto al deseo de que se reponga tu mujercita de once!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que no pudiste explicar más claramente todo lo que sentí el domingo a la noche, y lo que sigo sintiendo todavía.
      Gracias, Fer!
      Besos.

      Eliminar
  7. Todos sabemos que los accidentes pasan pero es dificil aceptarlo. A mi hija menor la mordió un perro en la cara(toda la zona del cachete y la nariz)cuando me la trajeron de casa del vecino yo sentí desvanecerme.Entiendo todos los sentimientos que se te aparecieron porque yo tambien los viví pero si te tranquiliza con las banditas y cremas especiales por suerte no le quedó ni una marca!!!!a mi que nunca me gustaron mucho los perros y con esto que pasó mi rechazo aumentó en cambio ella hoy en día es la persona que mas disfruta de la compañia detodos los perros del barrio y no quedaron marcas externas y tampoco internas...
    todo va andar bien!!!!!te mando un beso grande!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por compartir tu experiencia!
      Debe haber sido un horror. Ojalá que en este caso tampoco queden marcas de ningún tipo.
      Beso grande!

      Eliminar
  8. Lindísimo blog, felicitaciones compatriota!
    Como me acaban de dar un premio "Liebster Blog" y tengo que elegir 5 blogs para premiar, te he elegido. Para recogerlo te puedes pasar por mi blog.
    Saludos!!!

    ResponderEliminar
  9. leyendo lo que escribiste, y los comentarios, me doy cuenta que
    a veces se tejen redes invisibles que nos ayudan a pasar momentos complicados, y que el dolor compartido es más soportable.. un beso grande!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo! El dolor compartido, duele menos.
      Un beso grande!

      Eliminar
  10. Gracias a todas por compartir sus experiencias, por las palabras de consuelo y por la compañía a la distancia.

    En momentos así, el blog cobra más sentido que nunca.

    Un beso muy grande a todas!

    ResponderEliminar

© madre in argentina
MAIRA G. + ESTUDIO BULUBÚ